¿Estamos en medio de la Cuarta Revolución Industrial?

Transformación de lo cotidiano

A pesar de que el término empezó a surgir con más fuerza hace un par de años, y que cada vez hay más adeptos al tema, aún se pone en entredicho si el mundo está viviendo otra revolución industrial. Lo cierto es que cada vez hay más hechos que ratifican a esta nueva revolución industrial: esta vez, sustentada en la era de lo digital.

El cambio es realmente importante, pues supone hacer parte también de un proceso de adaptación que implica la modificación de la cotidianidad, tanto para empresas como para personas. Cambios que van hasta la reinvención de los modos de producción de las industrias, tanto las tradicionales como las que recién empiezan a funcionar.

¿Por qué se considera como la Cuarta Revolución Industrial? Por tres razones en especial. Pero antes de entenderlas es importante hacer un pequeño repaso por lo que cambió en las tres anteriores y lo que transformaron para quedar inmóviles dentro de la Historia de la humanidad.

Las otras revoluciones

La primera revolución (1784) se basó en cambios de producción mecánica gracias a la introducción del agua y el vapor. Las grandes industrias se vieron afectadas volviéndose más eficientes en sus tiempos de producción, lo cual generó beneficios económicos importantes. La vida cotidiana se afectó desde el modo en que las personas empezaron a transportarse, hasta en el cómo cocinaban.

La segunda revolución (1913) trajo consigo uno de los cambios más importantes para todas las industrias: la producción masiva que utilizó, por primera vez, la energía eléctrica. El cambio fue tan importante para todos los sectores de la economía, que el segmento automotor vio con muy buenos ojos su uso. Para ese momento Henry Ford declaró que el tiempo de producción de sus vehículos pasó de 12 horas a 2,5.

La tercera revolución (1969) tuvo como protagonistas a la aparición masiva de datos y la automatización de procesos. Por un lado, las computadoras dieron la posibilidad de obtener y manejar volúmenes de datos realmente grandes, así como transmitirlos y procesarlos para sacarles provecho. De la mano de este cambio, llegaron las máquinas que empezaron a automatizar procesos. La mano de obra cambió y las máquinas empezaron a reemplazar a los individuos en distintas labores.

El cambio digital

Estas tres revoluciones nos llevan a la cuarta, caracterizada por lo que se popularmente se conoce como el “crecimiento exponencial de las nuevas tecnologías”. Pero más allá de ese crecimiento desbordado, se deben pensar como tecnologías que afectan tres campos fundamentales: lo digital, lo físico y lo biológico.

Se puede pensar en esta, como una revolución transversal. No afecta en específico a una industria o a una parte de estas. Todos los cambios que vienen surgiendo a partir de esta revolución están encaminados a modificar desde el cómo se procesan las telas, por ejemplo, hasta cómo una persona transforma su cotidianidad para comprar una camisa.

Es decir, estar en medio de esta revolución le garantiza a un usuario con una cuenta bancaria, un smartphone y conexión a internet, no tener que desplazarse hasta un centro comercial, escoger una camisa y pagarla con su tarjeta. Esa misma compra la puede hacer desde su cama y con la posibilidad de que le sea entregada, por medio de un drone, en su lugar de residencia.   

Al respecto, Klaus Schwab, autor del libro: La Cuarta Revolución Industrial, asegura que: “estamos al borde de una revolución tecnológica que modificará fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. En su escala, alcance y complejidad, la transformación será distinta a cualquier cosa que el género humano haya experimentado antes”. (Para saber más: La Cuarta Revolución Industrial)

Tres aspectos para entender la cuarta revolución

  1.    El papel que jugará el Internet de las Cosas será fundamental: esta revolución basa uno de sus máximas en la automatización de procesos. Será cada vez menos necesaria la intervención humana para que los dispositivos de una casa, por ejemplo, funcionen.
  2.    Como en todas las revoluciones, la mano de obra se verá sensiblemente afectada en la medida en que tareas que hoy hacen tres personas, podrán ser suplidas por un desarrollo TIC. Por ejemplo, el papel de los contadores empieza a verse afectado en la medida en que el Blockchain se abre espacio en distintas empresas, sin importar cuál sea su naturaleza.
  3.    Entre las especificaciones técnicas están las siguientes: tecnología netamente digital para la industria de las telecomunicaciones; dispositivos con más sensores y nanotecnología; sistemas ciberfísicos, los cuales se componen de infraestructura física y software.

Según datos del Foro Económico Mundial, si todo sale bajo lo presupuestado, la Cuarta Revolución Industrial sumará más de US$14 billones a la economía mundial para la primera década del 2030. (También te puede interesar: ¿Establecer un ingreso básico universal?).

La consecuencia más negativa, se estima, estará en los empleos que se afecten por la automatización de procesos: la misma organización manifestó que serían unos 7 millones de empleos los que desaparecerían. (La Cuarta Revolución Industrial eliminará 7 millones de empleos hasta 2020)

El primer país que aceptó a la Cuarta Revolución Industrial como una realidad, y que evidenció cómo esta afectó, de manera transversal, diversos espacios de su economía, fue Alemania. El Gobierno de ese país volvió a la Cuarta Revolución Industrial como una política estatal al implementar, dentro de su agenda ejecutiva, una estrategia para la alta tecnología, que se enfocó en los cambios que esta generó sobre su país.

Sin duda hay hechos importantes que dan cuenta de que efectivamente estamos en medio de otro cambio significativo. Un cambio que afecta desde aspectos macroeconómicos, hasta la cotidianidad de las personas. Parece que ahora el papel de los estados y de la empresa privada será el de aceptar el cambio, ser parte de este, potencializar sus ventajas y mitigar sus daños.

Si tienes alguna duda o inquietud en temas de emprendimiento, creación de empresas,  estructuración de modelos de negocio, dudas jurídicas relacionadas o quieres una revisión jurídica en temas de tecnología, ingresa a http://www.abogadotic.co, escríbenos al correo servicioalcliente@abogadotic.co, o pregunta en nuestras redes sociales:

twitter @NODAbogada     facebook_16423 @abogadotic.co     linkedin_circle_color-512 Natalia Ospina 

Por: Andrés Sarmiento

Periodista Universidad del Rosario

Imagen: Samuel Zeller en Unsplash

Las opiniones compartidas y expresadas por los periodistas y contribuyentes de este blog son libres e independientes y de ellas son responsables sus propios autores. No reflejan ni comprometen la responsabilidad, la opinión de GRUPO D&P SAS, y tampoco constituyen asesoría o consultoría legal, por lo cual no pueden ser interpretadas como recomendaciones emitidas por GRUPO D&P SAS. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s